La razón por la que empecé a viajar.

Mi primer trabajo oficial con un contrato, un sueldo fijo, vacaciones, cesantías y demás lo inicie en el 2014. Para el 2015 y por haber trabajado un año completico sin relajo, ya tenia asegurados 15 días. Si, solo 15 días de descanso. Trabajaba en el día y estudiaba en la noche porque el destino así lo quiso.

Mi papá no apoyaba mi carrera (siempre reproche eso pero, exactamente eso me ayudo a formar lo que soy hoy) así que tuve que sacarla adelante con mucho esfuerzo económico a tal punto, que si me compraba una menta me descuadraba. Por ese motivo jamás se me pasó por la mente irme de paseo de olla en las vacaciones, o sea ¿ como carajo lo iba a lograr si tenía que pagar mi tercer semestre universitario ?. No tenía planeado nada más que parchar por ahí, en la casa. De la habitación a la cocina, de la cocina al baño y del baño a la ventana y luego quizá al patio.

Para enero de 2015 a mi hermana también le cuadraban sus vacaciones, así que me propuso que hiciéramos un viaje a lo que yo obviamente dije que no. ¡No, no y no! fue mi respuesta. Ella insistía todo el tiempo y yo muy cerrada a la banda solo pensaba que era una locura, en serio no me alcazaba ni para lo del semestre. En el fondo si quería irme, necesitaba un descanso pero al mismo tiempo pensaba que ni por el p%*as podía aplazar el semestre. Yo seguía en mi NO rotundo hasta que mi hermana en su acoso me dijo: vida solo hay una, el dinero se recupera pero el tiempo no. Eso creo que me rebobino el cerebro, hice un STOP y me dije  a mi misma: parcera su hermana como que tiene algo de razón.  Ella por esos días vio en Facebook una pagina de turismo y viajes que justamente estaba organizando un tour que iba de Bogotá al Eje Cafetero y de ahí hasta Ecuador. Sonaba muuuuy bien así que me monte en el bus, le empece a seguir la cuerda con lo del viaje pero faltaba lo que yo consideraba más importante en ese momento, ¡la plata!.

Mi vida laboral en realidad inicio a los 14 años, aún estando el colegio. Estudiaba entre semana y trabajaba los fines de semana, primero en un almacén de zapatos y luego pase a uno de ropa. Tomar la decisión de trabajar a tan temprana edad fue una de las mejores de mi vida porque conocí a personas que hoy en día siguen siendo grandes maestras para mi. Entre esas personas esta quien ayudo para que mi chip viajero se desarrollara: Doña Tere. Doña Tere era la dueña del almacén de ropa en donde había trabajado dos años atrás y fue nuestra salvación. Con mi hermana acudimos a ella para que nos hiciera un préstamo y así poder pagar el viaje. Ella nos apoyaba mucho y apreciaba mucho a mi hermana así que dijo que si. Fuimos a una papelería, compramos una letra (esas que se usan como un compromiso de pago), nos comprometimos y listo, nos embarcamos en esa aventura.

Ese viaje cambio mi vida; conocí personas grandiosas, comí cosas diferentes, visite lugares que amé, supe que hay algo más allá de Melgar (destino icono para Bogotanos) y sobre todo aprendí que querer es poder y que los obstáculos solo están en la mente. No sé como, pero logre sacar y multiplicar el dinero que “no tenia” pagar el semestre y además pagarle a Doña Tere. Hoy agradezco inmensamente a la vida por mi hermana porque sin ella nada de esto habría sido posible, agradezco su intensidad y su energía para lograr ese viaje en el que nació una nueva persona, una aventurera, una nómada, una mulata viajera.

entrada

Un comentario en “La razón por la que empecé a viajar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s